Noticias Cristianas

92 organizaciones “cristianas” reciben $93 millones de Fundación Filantrópica para “reimaginar” la iglesia, y adaptarse al siglo XXI

Compartido por La Verdad Ahora

BillyKLO: Sin duda hay gato encerrado aquí, eso de “reimaginar” la iglesia y adaptarse al siglo XXI, no es mas que un plan que forma parte de la agenda global del nuevo orden mundial, para trazar una ideología cada vez mas humanista, cada vez menos bíblica y mas ecuménica, no me sorprendería que detrás de estas Fundaciones no exista dinero proveniente de organizaciones como la de Soros. Cuando vemos que alguna de estas iglesias “beneficiarias” son las mismas que en paises como Chile están promoviendo la integración incluso con los masones no cabe duda que hay algo oscuro de tan suculento cheque detrás de estas supuestamente ayudas.

Artículo publicado por ChristianPost. En un esfuerzo por ayudar a varios ministerios cristianos a adaptarse a la cultura cambiante, incluyendo cuestiones tecnológicas y el declive de la membresía, la Lilly Endowment, con sede en Indiana, ha otorgado $93 millones en subvenciones a 92 organizaciones cristianas.

La Investidura anunció las subvenciones a través de su Iniciativa de Congregaciones Thriving a finales de septiembre, con beneficiarios que incluyen seminarios, congregaciones y organismos eclesiásticos regionales de diversos orígenes teológicos.

Entre los destinatarios específicos se incluyen el Seminario Teológico Presbiteriano de Austin, la Conferencia Anual Dakota de la Iglesia Metodista Unida, la Iglesia Luterana Evangélica en América, el Seminario Teológico Fuller, la Metrópolis Ortodoxa Griega de Boston y la Iglesia de Dios de West Angeles en Cristo, entre otros.

Judith Cebula, directora de comunicaciones de Lilly Endowment, explicó a The Christian Post que las subvenciones vinieron como una forma de ayudar a los ministerios a manejar “los contextos en rápido cambio en los que existen congregaciones”.

“La Investidura lanzó la iniciativa de alentar a las organizaciones que se preocupan por el bienestar de las congregaciones a encontrar maneras de ayudar a las congregaciones a fortalecer sus ministerios para que las personas puedan profundizar sus relaciones con Dios, mejorar sus conexiones entre sí y contribuir al florecimiento de sus comunidades y del mundo”, dijo Cebula.

Cebula también le dijo a CP que las subvenciones eran “una iniciativa competitiva”, lo que significa que “las organizaciones elegibles respondieron a la solicitud de propuestas de Lilly Endowment”.

“Después de una cuidadosa revisión, Lilly Endowment optó por hacer subvenciones a 92 organizaciones que presentaron las ideas más prometedoras para abordar los objetivos de la Iniciativa de Congregaciones Prósperas”, continuó.

En los últimos años, se ha hecho mucho sobre el ascenso de los estadounidenses religiosamente no afiliados y el declive de la membresía y la asistencia para la mayoría de los organismos de la iglesia.

Cebula señaló que “la tecnología, la disminución de la asistencia tradicional al culto y la participación en otros ministerios” son parte de una “variedad de desafíos” para las iglesias y los ministerios.

“Es el papel de las organizaciones ayudar a las congregaciones a nombrar los desafíos y responder a los desafíos, que también podrían incluir la desaffilia religiosa, los desafíos creados por la pandemia y las preocupaciones específicas de sus comunidades, ciudades y vecindarios particulares”, agregó.

“Las respuestas podrían incluir cosas tales como el desarrollo de sus servicios de adoración, la atención a problemas sociales, la construcción de relaciones intergeneracionales, el servicio a las personas más necesitadas y muchas otras posibilidades”.

No es la primera vez que Lilly ayuda a las iglesias y a los ministerios. En 2005, por ejemplo, la Investidura otorgó subvenciones de hasta $45,000 a 124 pastores para ayudar con los años sabáticos.

El Puesto Cristiano se acercó a algunos de los beneficiarios de las subvenciones en noviembre para ver sobre sus metas, el estado actual de sus esfuerzos y lo que veían como una iglesia “reimaginada”.

Escuela de La Divinidad de Yale

Yale Divinity School, ubicada en New Haven, Connecticut Cortesía Yale Divinity School
El mes pasado, Yale Divinity School of New Haven, Connecticut, anunció que había recibido $1 millón de la Dotación, que usarían para un programa titulado “Reimaginación de Iglesia: Nuevos Modelos para el Siglo XXI”.

El objetivo del programa era ayudar a las iglesias a descubrir “nuevos enfoques dinámicos para la vida congregacional y el compromiso de la comunidad”, según un comunicado de prensa.

Tom Krattenmaker, director de comunicaciones de Yale Divinity School, explicó a CP que el programa implicará trabajar con 40 iglesias en Connecticut durante cinco años.

Este esfuerzo incluirá ayudar a “apoyarlos en sus esfuerzos por participar en el autoestudio, examinar sus contextos sociales y culturales locales, aprender acerca de las nuevas opciones creativas y explorar qué modelos funcionarán mejor para ellos en el mundo post-pandemia”.

Krattenmaker explicó que el período de subvención se realizará desde enero del próximo año hasta diciembre de 2025, con las 40 congregaciones para el programa aún por seleccionar.

Cuando el CP le preguntó cómo creía que sería una “iglesia reinventada”, Krattenmaker respondió que no es nuestro decir”.

“Nuestra función será apoyar a las congregaciones a medida que piensen en qué visión y misión son las mejores para ellas en el futuro”, dijo.

Seminario del Suroeste

Más bien House, un edificio en el campus del Seminario del Suroeste, un seminario de la Iglesia Episcopal con sede en Auston, Texas. Kris Krieg

Seminario del Suroeste, un seminario de la Iglesia Episcopal con sede en Austin, Texas, recibió un millón de dólares para financiar un programa conocido como las Congregaciones Bi-Vocacionales Prósperas: Concebir una Nueva Vida en un Mundo Cambiante (TBVC).

El programa establecerá comunidades de aprendizaje de tres años para las congregaciones episcopales que son bi-vocacionales, o dirigidas por alguien que sirve a tiempo parcial.

La reverenda Nandra Perry, Ph.D., directora del proyecto tbVC, explicó a CP que las congregaciones involucradas “se convertirán en laboratorios de experimentación con prácticas tradicionales y nuevas de discipulado”.

“Las principales metas incluyen ayudar a las iglesias a descubrir cómo Dios ya está trabajando en sus contextos y llamarlos a actos innovadores de discipulado en asociación con sus comunidades locales más amplias”, dijo Perry.

“Para lograr este segundo objetivo, colaboraremos con Episcopal Relief & Development y La Iglesia Episcopal para pilotar una versión en línea de su currículo de Llamado a la Transformación. Este plan de estudios ofrece a los participantes becas capacitación teológicamente fundamentada en los principios del desarrollo comunitario basado en activos.”

En la actualidad, está prevista la puesta en marcha de la primera cohorte de comunidades de aprendizaje entre pares el próximo verano, mientras que las congregaciones bi-vocacionales todavía se están buscando.

Originalmente, según Perry, la cohorte de verano de 2021 iba a tener una reunión presencial de tres días de representantes de la iglesia y diocesanos. Sin embargo, debido a las preocupaciones de la pandemia, el plan se cambió a reuniones semanales de videoconferencia.

Según Perry, un poco más de un tercio de las congregaciones de la Iglesia Episcopal son atendidas por clérigos que son de suministro, bi-vocacionales o a tiempo parcial y se espera que aumente.

“Nuestra subvención se centra en ayudar a las congregaciones a afrontar el futuro de manera adaptativa adoptando un modelo compartido de ministerio, construido sobre una vocación compartida, hábitos compartidos de discipulado y responsabilidad compartida de involucrar a la comunidad fuera de sus muros”, explicó.

“Al guiar a las iglesias en esta visión ‘bi-vocacional’ de la vida congregacional, nuestro objetivo no sólo es ayudar a las iglesias individuales a sobrevivir, sino también crecer en su capacidad de anunciar el Evangelio y formar discípulos maduros.”

Perry cree que una iglesia bi-vocacional “reimaginada” implica que los congregantes aprendan “a abrazar y encarnar el ministerio como el trabajo de toda la congregación, no sólo el trabajo de los especialistas religiosos”.

“Es una iglesia donde los congregantes descubren caminos hacia nueva vida y energía juntos a través de las herramientas del estudio bíblico, la reflexión teológica, las prácticas espirituales tradicionales y la escucha y el compromiso activos de la comunidad”, agregó Perry.

“Por medio de estas prácticas, las iglesias reinventadas reconocerán cómo compartir el llamado al ministerio y al discipulado puede proporcionar un significado más profundo en la vida de fe de los congregantes; construir relaciones con las personas de su comunidad más amplia; y ayudar a las iglesias a alcanzar un nuevo nivel de madurez espiritual”.

Las iglesias bi-vocacionales reinventadas, señaló Perry, “experimentará una nueva vitalidad sin necesidad de clero profesional a tiempo completo”.

La Iglesia Cristiana Reformada en América del Norte

La Gran Oficina de Rápidos de la Iglesia Cristiana Reformada en América del Norte Comunicaciones crc
En un anuncio hechoel lunes, la Iglesia Cristiana Reformada en América del Norte explicó que recibió una subvención de $1 millón para establecer un nuevo curso de desarrollo de liderazgo laico.

Titulado Thrive, el curso se dividirá en dos partes, Próciing Essentials y Thriving Practices, que estarán destinadas a ayudar a las congregaciones con sus esfuerzos de divulgación local.

“Thriving Essentials será un curso de seis partes que abarcará temas como el contexto comunitario y ministerial, los elementos esenciales reformados, las prácticas de fe, las características de las congregaciones prósperas y el liderazgo de la iglesia”, explicó la denominación.

“Cada una de las sesiones estará disponible en una variedad de formatos, incluyendo seminarios web en línea, grabaciones de video, talleres en persona y materiales descargables que las iglesias pueden usar para organizar su propio evento de capacitación”.

El Codirector de Servicios de Apoyo al Ministerio de la CRCNA, Tim Postuma, explicó a CP que el curso comenzará el próximo año, su programación influida por la pandemia COVID-19.

“Escribimos la propuesta durante la pandemia, así que ciertamente estaba en nuestras mentes”, dijo Postuma.

“Hemos planeado tanto la entrega en persona como en línea, y podremos flexionar eso según sea necesario. Pero con el plazo de cinco años, ciertamente esperamos y confiamos en que habrá mucha interacción en persona a lo largo del proyecto”.

Acerca del autor

La Verdad Ahora

Noticias Cristianas Evangélicas de Chile y el mundo en un solo lugar. con información relevante del mundo evangélico, notas de actualidad e información de edificación. "Ya conocen las noticias, ahora les contaremos la verdad". Suscríbite a nuestras redes sociales.