Actualidad Internacional

Cuatro adultos, criados por parejas homosexuales, testifican contra el “matrimonio” homosexual

Escrito por La Verdad Ahora
Edificio de la Corte de Apelaciones del 5° Circuito

Nueva Orléans, 21 de enero de 2015 (AIP) La Corte de Apelaciones del 5° circuito de los Estados Unidos está considerando la posibilidad de tumbar las leyes de 3 estados que prohíben los “matrimonios” entre personas del mismo sexo, y cuatro adultos, criados por parejas homosexuales, han presentado conceptos a la corte, argumentando que las uniones homosexuales, sancionadas por el gobierno, pueden llevar al desastre a miles de niños.

Katy Faust, Dawn Stefanowicz, B.N. Klein, y Robert Oscar Lopez, que fueron todos criados por padres homosexuales, presentaron sus informes al 5° circuito, oponiéndose a la legalización del “matrimonio” entre personas del mismo sexo. Contando sus memorias de la infancia, sobre hogares profundamente disfuncionales por los apetitos sexuales de sus padres, y la subcultura radical que implicaba sus identidades “gay”, los cuatro afirman que redefinir el matrimonio para incluir a las parejas homoseuales terminará conduciendo a la explotación y abuso de incontables niños por pura ganancia política y personal.

“Crecí con un padre y sus parejas en una atmósfera en la que la ideología gay fue usada como una herramienta de represión, retribución y abuso,” escribió B.N. Klein sobre su madre lesbiana y su serie de amantes con las que cohabitó. “He visto a esos niños en hogares gay convertidos a menudo en accesorios de mostrar, para probar que las familias gay son iguales que las heterosexuales.”

“Si bien yo no creo que todos los padres gay serían de facto malos padres, sé que la comunidad gay, en lo que llevo de vida, nunca ha puesto a los niños primero, como cosa distinta a una pieza de propiedad, un error pasado, o una herramienta política para ser vestida y mostrada como parte de un espectáculo para impresionar a los bien intencionados,” escribió Klein. Ella agregó que como hija de una madre lesbiana, fue presionada a prestar “atención y homenaje constante” a la identidad gay de su madre, y se le enseñó que “algunos judíos y la mayoría de los cristianos eran estúpidos y odiaban a los gays, y eran violentos,” y se le dijo que los homosexuales eran “mucho más creativos y artísticos a causa de que no se reprimían y eran naturalmente más ‘sensibles’.”

Mientras Klein clasificó su crianza como abusiva, Robert Oscar Lopez dijo a la corte que su propia infancia, criado por su madre y su compañera permanente, representa las “mejores condiciones posibles para un niño criado por una pareja del mismo sexo.” Aún así, López testificó que la falta de una figura paterna en su vida, combinada con la influencia de la cultura gay radical en la que fue criado, dio paso a una confusión devastadora sobre su propia sexualidad y al final lo llevó a la prostitución homosexual en su adolescencia para llenar su ansia de aceptación y amor por hombres mayores.

“Habiendo sido estudiado formalmente por ‘expertos’ en homoparentalidad en 1985, yo habría confirmado sus estimaciones halagüeñas sobre la vida familiar LGBT,” escribió López. “Pero detrás de esas fachadas de un ‘resultado’ feliz, se escondían muchos problemas.”

“Experimenté una gran crisis de confusión sexual,” escribió López. “Tenía una compulsión inexplicable a tener sexo con hombres mayores … y quería tener sexo con hombre mayores que tuvieran la edad de mi padre, aunque entonces yo difícilmente podía entender lo que estaba haciendo.”

“El dinero que recibí por sexo, ciertamente me ayudó financieramente porque me permitió ciertos gastos que estaban más allá de lo que ganaba con mi trabajo de joven en una pizzería y en la clínica psiquiátrica de mi madre. Pero el dinero no era tan impactante como el hecho de que necesitaba sentirme amado y querido por una figura masculina mayor, aún si fuera solamente por una media hora.”

López dijo que él ha hablado con docenas de otros adultos hijos de homosexuales, y que muchos de ellos tienen historias similares de dolor y daño infligido por la ausencia de un padre biológico y la no deseada relación de “padrastro” reclamada por el amante de sus padres homosexuales. López incluyó testimonios de nueve de ellos en su concepto, pero dijo que había muchos más que tenían miedo de hablar por temer que el lobby homosexual podría señalarlos de acoso, tal como hicieron con López mismo.

“Niños criados por parejas del mismo sexo enfrentan un manotazo si ellos rompen el silencio sobre el consenso de ‘no desventajas’,” escribió Lopez, luego de narrar cómo los activistas homosexuales acosaron a sus empleadores y difundieron mentiras sobre él en internet luego de que él se expresó sobre sus propias experiencias de la infancia como el hijo de una lesbiana. “En ese clima, debo concluir que poner a los niños en los hogares de parejas del mismo sexo es peligroso, porque ellos no tienen espacio o latitud para expresar sus sentimientos negativos sobre perder una madre o un padre,  y de hecho, ellos tienen mucho que temer si lo hacen.”

Katy Faust también testificó que los hijos de homosexuales son intimidados a callar por activistas homosexuales que los amenazan con vergüenza pública, interferencia en su trabajo, y cosas peores por atreverse a hablar contra el “matrimonio” entre personas del mismo sexo.

“Algunos adultos con padres gay, rehuyen a expresar su pensamiento sobre el matrimonio porque no quieren poner en peligro su relación con aquellos a quienes nuestros corazones están ligados,” escribió Faust. “Desafortunadamente, muchos lobbistas pro matrimonio gay han hecho de esa agenda la única insignia de lealtad a nuestra familia y amigos LGBT.”

“El rótulo de intolerante u odiador se han vuelto herramientas muy poderosas y efectivas para callar a aquellos de nosotros que decidimos no apoyar la plataforma de muchos lobbistas gay,” continuó Faust. “Por mucha de mi vida adulta me contenté con guardarme mis opiniones sobre el matrimonio para mí misma. Estaba (y todavía lo estoy) cansada de la acusación de que yo era intolerante y anti-gay por mi creencia en el matrimonio natural.”

“Por muchos años, esos instrumentos me mantuvieron callada,” admitió Faust. “No veía un lugar en donde pudiera compartir mis opiniones. Pero comencé a darme cuenta que mi silencio, y el silencio de otros, ha permitido que la discusión sea dominada por aquellos que claman que sólo la animosidad, la ignorancia o el adoctrinamiento pueden llevar a alguien a oponerse al ‘matrimonio igualitario’.”

Faust dijo que su franqueza contra el “matrimonio” homosexual nace de su creencia de que cada niño tiene el derecho a una relación con su madre y su padre.

“Cuando institucionalizamos el matrimonio homosexual … pasamos de permitir a los ciudadanos la libertad de vivir como quieran, a promover los hogares del mismo sexo,” escribió Faust. “Ahora estamos normalizando una estructura familiar en la que un niño siempre será privado diariamente de la influencia de uno de los sexos y la relación con al menos un padre biológico. Nuestra narrativa cultural se vuelve aquella en que, en esencia, dice a los niños que ellos no tienen derecho a una estructura familiar natural o a sus padres biológicos, sino que los niños meramente existen para la satisfacción de los deseos de los adultos.”

Dawn Stefanowicz hizo eco de los sentimientos de los otros tres, en un testimonio franco y gráfico sobre su infancia con un padre homosexual promiscuo que más tarde murió de SIDA.

“Es algo difícil discutir las implicaciones de crecer en un hogar gay hasta tarde en la adultez cuando hemos desarrollado una medida de la identidad personal e independencia de nuestro padre LGBT, compañeros y la subcultura,” escribió Stefanowicz. “A menudo somos forzados a aprobar y tolerar todas las formas de expresión sexual, incluyendo varias preferencias sexuales e identidades de género.”

“Como niños, no se nos permite expresar nuestro desacuerdo, dolor y confusión,” escribió Stefanowicz. “La mayoría de los adultos de hogares gay no se sienten seguros o libres para expresar sus historias y retos para toda la vida; sienten miedo de perder licencias profesionales, no conseguir empleo o perder cualquier relación que tengan con sus padres gay. Algunos padres gay han amenazado con dejarlos sin herencia, si los hijos no aceptan al compañero del día de su padre.”

“Los grupos de ‘interés especial LGBT’ y los autodenominados ‘grupos de apoyo para niños’ en ocasiones actúan o funcionan como fachada de un lado mucho más oscuro que calla, intimida y amenaza a los niños que quieren compartir la verdad, permitiendo oír sólo una versión políticamente correcta de nuestras infancias.” continuó Stefanowicz. “Estos grupos apoyan objetivos políticos y legales hacia el matrimonio homosexual, ignorando la horrenda inequidad, las pérdidas permanentes y el perjuicio a los niños, en nombre de los derechos sexuales de los adultos. Los niños pierden para siempre el derechos de conocer y ser criados por el matrimonio de su padre y su madre biológicos.”

Un panel de tres jueces del 5° Circuito de los Estados Unidos escucharon los argumentos orales sobre la legalidad de la prohibición estatal del “matrimonio” entre personas del mismo sexo. Sin embargo, pueden pasar meses antes de que lleguen a tomar una decisión.

Con información de LifeSiteNews

Facebook Comments

Acerca del autor

La Verdad Ahora

Noticias Cristianas Evangélicas de Chile y el mundo en un solo lugar. con información relevante del mundo evangélico, notas de actualidad e información de edificación. "Ya conocen las noticias, ahora les contaremos la verdad". Suscríbite a nuestras redes sociales.