Noticias Cristianas Reflexiones y Estudios

¿Postura histórica Reformada sobre el suicidio para los “novo-calvinistas”? por cristiano conservador

Escrito por La Verdad Ahora

Para todos estos “novo-calvinistas” que están agarrando su teología de la psicología y no de la Biblia y de la historia Reformada, aquí un pequeño extracto sobre la postura histórica Reformada sobre el suicidio:

>> En octubre de 1555, Jean Jourdain, de veintiséis años, un humilde agricultor que vivía cerca de Ginebra, estaba angustiado por haber contraído una enfermedad venérea, por lo que no podía pagar el tratamiento médico. Un domingo por la mañana, en lugar de ir a la iglesia, Jourdain fue al bosque donde se apuñaló. Inmediatamente después de infligir la herida, Jourdain escuchó el sonido de la campana de la iglesia. Sintiendo remordimiento, pidió perdón a Dios y caminó hacia un pueblo cercano, donde languideció otros ocho días antes de expirar. A pesar de su contrición, las autoridades ordenaron que arrastraran el cuerpo de Jourdain a un obstáculo y luego lo empalaran y lo dejaran expuesto fuera de la ciudad como un elemento disuasorio para los demás. En febrero de 1564, Julienne Berard estaba muy molesto por haber sido convocada por el Consistorio de Ginebra para dar cuenta de una disputa que había tenido con su sobrino. Según los testigos, Berard, tan asustado por la perspectiva de enfrentar las preguntas de Calvino y otros miembros del Consistorio, se suicidó arrojándose al río Ródano. Como resultado de esta muerte autoinfligida, el cuerpo de Berard también fue arrastrado por las calles de Ginebra y enterrado en Champel que, como lugar de ejecuciones, era un lugar de ignominia. Más de un siglo después, el notario Jean Bardin se ahorcó porque estaba devastado por la muerte de una explosión de tres de sus hijos pequeños y por el robo posterior de su casa. A pesar de las súplicas de su viuda en nombre de sus hijos menores sobrevivientes, el Consejo Pequeño aprobó una sentencia extremadamente dura en septiembre de 1670, ordenando que el cuerpo de Bardin fuera arrastrado por un obstáculo antes del entierro y que todos sus bienes fueran confiscados. <<

Juan Calvino, en su sermón sobre 1 Samuel 31:1-6, declara que el suicidio es “un crimen horrible y abominable ante DIOS”; y el teólogo e historiador holandés, K. Exalto, refiriéndose a hombres como Jeremias Bastingius (1551-1595), Wilhelmus Brakel (1635-1711), William Ames (1576-1633), Johannes Marck (1656-1731) y Willem Teelinck (1579-1629), a modo de resumen, escribe: “Todos sus dedos señalaron [el suicidio] con las palabras de pecado, culpa y el juicio de DIOS. En este sentido no ha habido desacuerdo en la tradición Cristiana”. Pastores como John Bunyan (1628-1688), autor del segundo libro más vendido después de la Biblia en la historia, El Progreso del Peregrino, dijo que el que se suicida “mata no solo su cuerpo sino su alma”. Y esto no era nada nuevo ni innovador, sino que era la norma del pensamiento y la práctica de los cristianos desde el siglo I. Aquí algunas palabras del gran teólogo San Agustín en el siglo IV:

— “Para el suicidio no podemos citar ejemplo entre los patriarcas, profetas o apóstoles; aunque nuestro Señor Jesucristo, cuando les advirtió que huyeran de una ciudad a otra si eran perseguidos, bien podría haber aprovechado esa ocasión para aconsejarles que se mataran violentamente y escaparan de sus perseguidores. Pero al ver que no hizo esto, ni propuso este modo de partir de esta vida, aunque se dirigía a sus propios amigos para quienes había prometido preparar mansiones eternas, es obvio que los ejemplos que se producen de las ‘naciones que olvidan a Dios’ no otorga ninguna garantía de imitación a los adoradores del único Dios verdadero” (La ciudad de Dios, libro I, capítulo 22).

y,

— “Pero no pienses ni por un instante que al aborrecer tu vida en el mundo, significa que puedes matarte. Porque por tales motivos es que ciertas personas mal pensadas y pervertidas, que, con respecto a sí mismas, son asesinos de un carácter especialmente cruel e impío, se entregan a las llamas, se ahogan en las aguas, se lanzan contra un precipicio y perecen. Esto no es lo que Cristo enseñó. De hecho, cuando el diablo lo tentó a arrojarse, le respondió: ‘Quítate de encima de mí, Satanás; porque está escrito: No tentarás al Señor tu Dios’. También le dijo a Pedro, indicando con qué muerte debía glorificar a Dios: ‘Cuando eras joven, te ceñías y caminabas a donde querías; pero cuando seas viejo, otro te ceñirá y te llevará a donde no quieras’, dejándole suficientemente claro que no es por sí mismo sino por otro que uno debe ser asesinado si sigue los pasos de Cristo” (Tratado 51, Comentario sobre Juan 12).

De igual modo, puedo citar una lista increíble de padres de la Iglesia, yendo tan atrás como a San Clemente y Justino Mártir, y volviendo a reciente historia a la Reforma: la tradición Cristiana ha sido una sola: el suicidio no es una práctica entre Cristianos. Es un juicio divino sobre aquellos, en palabras de Agustín, que “se olvidan de DIOS”.

Por supuesto, el Catecismo recientemente revisado de la iglesia Católica Romana y los nuevos calvinistas predican lo contrario: un cristiano posiblemente puede suicidarse y no será condenado. Sé que esta es la dirección hacia la que se dirige el mundo actual.

Pero personalmente, me adheriré tercamente a la enseñanza tradicional y apostólica con respecto a esto. Lo último que quiero hacer es darle a los demás una falsa esperanza y enviarlos al infierno.

Que tengan un buen fin de semana.

Via cristiano conservador

Compartir en Redes Sociales

Deja un comentario