Noticias Cristianas Reflexiones y Estudios

¿CÓMO TE VES TÚ Y CÓMO CREES QUE TE VE DIOS?

Escrito por La Verdad Ahora

Comúnmente toda persona tiene una visión distorsionada de quién es y cuál es su verdadero valor. Hoy en día las personas tienen un concepto sobre sí mismos alejado de la realidad y distinto a la verdad de las Escrituras. Pero, este no es un problema presente únicamente entre no creyentes sino aún entre los mismos creyentes. Los cristianos actuales han conseguido creer una verdad sobre sí mismos bastante errada. Es común que en estos tiempos las personas (creyentes o no) tiendan a creer que son: valiosos, importantes, campeones, buenos, el centro del universo y que todo gira alrededor de ellos.

La Biblia presenta al hombre como pecador, depravado, corrupto y alejado de Dios. Es algo totalmente opuesto a lo que se enseña en algunas congregaciones hoy en día. Hoy se dice que eres: “hijo del rey”, “eres un príncipe” y toda cosa que exalte al hombre provocando de una forma u otra que se oculte la verdadera condición del hombre. La realidad es que con nuestros hechos damos a mostrar que nuestro corazón está inclinado totalmente al mal como expresan las Escrituras.

¿Y QUÉ HAY DE LA AUTOESTIMA?

Mucha gente se jacta de tener una alta autoestima y de hecho, paga terapias y costosas sesiones de coaching de vida para “sacar lo mejor de sí misma.” Se pasa toda la vida persiguiendo la autorrealización.

Sin embargo, Dios dice en Su Palabra que NO HAY NADA BUENO EN NOSOTROS 🤔 Pero el hombre se quiere tanto a sí mismo que no ve su condición de pecado ni su situación con Dios.

En tu propia biblia encontrarás:  “Porque yo sé que EN MÍ, es decir, en mi carne, NO HABITA NADA BUENO. Porque el querer está presente en mí, pero el hacer el bien, no.” (Romanos 7:18).

“TODOS NOSOTROS somos como un hombre impuro; todas nuestras buenas obras son como un trapo sucio; todos hemos caído como hojas marchitas, y nuestras maldades nos arrastran como el viento.” (Isaías 64:6).

“por cuanto todos pecaron y no alcanzan la gloria de Dios.” (Romanos 3:23). “Como dicen las Escrituras: «Nadie es bueno, nadie en absoluto.” (Romanos 3:10).

“Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos y la verdad no está en nosotros.” (1 Juan 1:8).

Un verdadero seguidor de Jesucristo no busca autorrealizarse sino agradar a Dios y santificarse cada día más. Te dejo estas citas, para que las busques en tu propia biblia y descubras cuál es la voluntad de Dios para quienes le siguen:

“Para vivir el resto de su vida conforme a la voluntad de Dios y no conforme a los deseos humanos.” (1 Pedro 4:2).

“Luego Jesús dijo a sus discípulos: —Si alguno quiere ser discípulo mío, olvídese de sí mismo, cargue con su cruz y sígame.” (Mateo 16:24).

“El que ama su vida la pierde; y el que aborrece su vida en este mundo, la conservará para vida eterna.” (Juan 12:25).

¿De qué le sirve al hombre ganar el mundo entero, si pierde su alma? … (Mateo 12:26).

“Tú, pues, sufre penalidades como buen soldado de Jesucristo. Ninguno que milita se enreda en los negocios de esta vida por agradar a aquel que lo tomó por soldado.”
(2 Timoteo 2:3-4).

“Pongan la mira (la mente) en las cosas de arriba, no en las de la tierra.” (Colosenses 3:2).

” ¡Oh gente infiel! ¿No saben ustedes que ser amigos del mundo es ser enemigos de Dios? Cualquiera que decide ser amigo del mundo, se vuelve enemigo de Dios.” (Santiago 4:4).

“Por lo tanto, hermanos, tomando en cuenta la misericordia de Dios, les ruego que cada uno de ustedes, en adoración espiritual, ofrezca su cuerpo como sacrificio vivo, santo y agradable a Dios. No se amolden al mundo actual, sino sean transformados mediante la renovación de su mente. Así podrán comprobar cuál es la voluntad de Dios, buena, agradable y perfecta.” (Romanos 12:1-2). Lo cierto es que tú puedes ser transformado por Dios, pero no para que busques tus propios deleites sino para agradarle a Él.
Es el Señor quien merece la gloria, no nosotros …

“El nos salvó, no por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino conforme a su misericordia, por medio del lavamiento de la regeneración y la renovación por el Espíritu Santo.” (Tito 3:5).  Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, y renueva un espíritu recto dentro de mí. (Salmos 51:10).

“De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura (nueva creación) es ; las cosas viejas pasaron, ahora han sido hechas nuevas.” (2 Corintios 5:17).

El único y verdadero Dios revelado en las Sagradas Escrituras no te pide que busques la autorrealización ni elevar tu autoestima …

Él te dice que te arrepientas y que creas en Jesucristo para que seas regenerado y perdonado de tus pecados. (Hechos 3:19).

“TODO EL QUE TENGA OÍDOS PARA OÍR, QUE ESCUCHE Y ENTIENDA.” (Mateo 13:9).

Por: Gerardo Vazquez

Compartir en Redes Sociales

Deja un comentario