Noticias Cristianas

IGLESIAS DENOMINACIONALES, ¿OBSTÁCULOS PARA EL REINO DE DIOS…?

Escrito por La Verdad Ahora

Todas las iglesias en el distrito donde vivo están cerrando sus servicios dominicales, y sospecho que este será el caso a nivel nacional, posiblemente incluso a nivel mundial. Se ha dicho que hay un lado positivo en cada nubarrón, y en este caso, posiblemente sea el virus corona en relación con la fe cristiana. Por qué? Porque sin la distracción de la «iglesia», los cristianos pueden que tengan que comenzar a repensar lo que significa ser cristiano y esto puede llevar a una mayor comprensión de la práctica de la fe más allá de un grupo de actividades que se desarrollaron principalmente dentro de las cuatro paredes de la iglesia institucional o que al menos están estrictamente vinculados a la iglesia institucional y su cultura de liderazgo restrictivo y controlador.

La gran mayoría de las iglesias son cultos de misterio de diversos tipos: cultos de misterio pietista, cultos de misterio litúrgicos, cultos de música, cultos de predicadores célebres, etc. 

Y casi todos son cultos de liderazgo. 
El servicio dominical y la organización dirigida por los «líderes» (y el papel y la importancia de los líderes) están en el corazón de la vida de las iglesias. Estas iglesias existen para estas cosas. A menudo se dice que la iglesia es la única organización que existe en beneficio de los que no son miembros. Pero esto simplemente no es cierto, y me parece desconcertante que alguien realmente llegue a una conclusión tan contradictoria. La gran mayoría existe principalmente para sí mismos y para el beneficio de los cultos de liderazgo a los que sirven y alrededor de los cuales viven, se mueven y se desarrolla su ser.

El problema es que estas iglesias en general, son un obstáculo para el reino de Dios, no una ayuda para él. 

Jesús nos dijo que pusiéramos primero el reino de Dios y su justicia (lo que significa justicia, no piedad), no la iglesia, y nos dijo que hiciéramos a todas las naciones sus discípulos, no que siguiéramos programas de plantación de iglesias. Nos dijo que Él edificará Su iglesia. Pero la iglesia ha revertido todo esto. La iglesia ha hecho de la iglesia la prioridad, sus rituales, servicios y formas de gobierno y liderazgo. Los cristianos están obsesionados con estas cosas, y gastan sus mayores esfuerzos en ellas, pero no en buscar el reino de Dios, y ciertamente no en convertir a las naciones, ya que la mayoría de los cristianos hoy en día ya no creen que esto es su deber o llamado porque se les ha enseñado incorrectamente, que la Gran Comisión es una orden para ganar almas en lugar de construir naciones cristianas.

Entonces, Qué va a pasar ahora que todas estas iglesias están cerrando sus puertas?. Qué sucederá una vez que practicar la fe cristiana ya no signifique asistir a un ritual y ‘masajear’ los egos de los líderes todas las semanas?. 

Con suerte, significará que los cristianos comenzarán a aprender lo que significa estar en comunión real como comunidad de creyentes, en lugar de simplemente asistir a un culto de misterio semanal. 

Con suerte, significará que los cristianos en las áreas locales comenzarán a conocerse sin los confines y restricciones de la burocracia denominacional y sus demandas de lealtad al ‘papa denominacional’ local y su curia. 

Si los cristianos pueden comenzar a formar comunidades locales reales, pueden comenzar a vivir como un faro en una colina hacia el mundo que los rodea modelando al mundo en lo que debería ser una verdadera sociedad y ayudando a sus vecinos, proporcionándoles soluciones cristianas para sus problemas.

El orden social del mundo se está desmoronando. Fue antes de este virus; esto no es algo que el virus haya hecho, pero esta ‘paralización’ nos da una oportunidad porque libera a los cristianos de la idolatría de su culto denominacional local. 

El cuerpo de Cristo debería demostrarle al mundo que el reino de Dios es el verdadero orden social y que únicamente este orden social puede proporcionarles respuestas verdaderas a su situación. 

Esto significa no solo que los cristianos deberían ayudarse entre sí, sino que deberían estar sirviendo a sus comunidades al proporcionar respuestas cristianas a los problemas que enfrenta la sociedad, lo que hará que la gente busque en Dios su salvación, y no en el estado mesiánico delincuente.

Qué pasará ahora con la educación, programas de ayuda social, programas de salud, mediación de disputas, etc.? 

Esta es una oportunidad para que los cristianos comiencen a construir alternativas reales al fallido orden social del mundo, demostrando así, cómo funciona el reino de Dios. 

El mundo ha demostrado que no tiene respuesta para estas cosas, pero los cristianos en el pasado han proporcionado respuestas cristianas para estos problemas que han funcionado. Nuestros sistemas de educación y salud, por ejemplo, surgieron de la práctica de la fe cristiana.

Una vez que el Estado secuestró estas instituciones, comenzó a despojarlas lentamente de todos sus valores y contenidos cristianos, con el resultado final que vemos hoy a nuestro alrededor. 

La rebelión del mundo contra Dios ha fracasado, como siempre lo hará, y cuando esto sucede, los cristianos deben estar preparados con alternativas reales a la cultura de la muerte del humanismo secular. El problema es que los cristianos generalmente están tan obsesionados con sus cultos denominacionales, sus servicios, rituales y disputas de liderazgo, que ocupan en esto gran parte de su tiempo, dinero y esfuerzos, que les queda poco para la empresa de edificar el reino de Dios y convirtiendo a la nación y modelando al mundo en lo que debería ser el verdadero orden social.

Debemos ver esto como una oportunidad para avanzar más allá de los límites restrictivos y estrechos del culto local, la iglesia, al que John Owen describió tan acertadamente como el mayor ídolo que haya existido en el mundo. 

Estamos aquí para edificar el reino de Dios y convertir a las naciones, no para construir cultos locales que existan por su propio bien y por el ego inflado de sus líderes. 

Si buscamos el reino y la Gran Comisión, el Señor Jesucristo edificará su iglesia. Si revertimos este orden bíblico, la iglesia fracasará, como es el caso en la actualidad.

Esta es una oportunidad para que los cristianos abandonen su obsesión y se deshagan de su esclavitud al culto de liderazgo de la iglesia institucional local y su falsa idea de lo que es realmente importante en la vida cristiana. 

Los líderes de estos cultos quieren que creas que a menos que asistas regularmente a sus servicios y realices todos los rituales de la manera correcta, lo que realmente equivale a no servir a Dios, sino por el contrario, al adorar continuamente su propio culto de liderazgo y darles tu dinero para mantenerte en este estado de esclavitud cultural, no estarás viviendo la vida cristiana adecuadamente. 

Pero ahora no pueden continuar sus reuniones. No vas a tener una reanudación esta semana, o la próxima semana y probablemente no por algún tiempo. Puedes pensar que estas cosas son vitales y necesarias, pero el hecho es que ya no están disponibles y ahora tendrás que abstenerte y congelar esa costumbre. Por lo tanto, aprovecha esta oportunidad, para romper el hábito de una vez por todas y comienza a planear en hacer un cambio para bien con otros cristianos en tu comunidad local. En lugar de estos cultos de liderazgo denominacionales falsos e inútiles, deberíamos apuntar a construir verdaderas comunidades cristianas locales que puedan servir a Dios modelando al mundo el verdadero orden social que es el reino de Dios, transformando así el mundo que nos rodea.

Nuestra primera prioridad es buscar el reino de Dios y su justicia, es decir, establecer un orden social cristiano basado en la justicia de Dios. Nuestra tarea con respecto al mundo que nos rodea es la Gran Comisión

Pero la Gran Comisión no es un mandato para plantar iglesias; mas bien, es un mandamiento en pos de discipular naciones, es decir, hacer naciones cristianas.

El mundo está luchando para hacer frente al desastre que la idolatría ha hecho de todas las cosas. 

Ha llegado el momento en que los cristianos entren en medio de esta grieta con las alternativas cristianas. 

Los cristianos deben liderar el camino para proporcionar ayuda real y respuestas duraderas a los problemas del mundo. Esta es una oportunidad para que los cristianos comiencen a proporcionar verdaderas respuestas cristianas a los problemas que enfrentan nuestras sociedades, respuestas bíblicas que sirven a Dios, no al hombre. 

Así es como servimos a Dios y a nuestro prójimo y, por lo tanto, así cómo debemos adorar verdaderamente a nuestro Dios, buscar su reino y cumplir la Gran Comisión.

Fuente: https://www.lambsreign.com/blog/the-kingdom-opportunity-coronavirus-brings

Facebook Comments

Acerca del autor

La Verdad Ahora

Noticias Cristianas Evangélicas de Chile y el mundo en un solo lugar. con información relevante del mundo evangélico, notas de actualidad e información de edificación. "Ya conocen las noticias, ahora les contaremos la verdad". Suscríbite a nuestras redes sociales.