Noticias Cristianas

¿Cómo debe un cristiano lidiar con la depresión?

Compartido por La Verdad Ahora

Millones de personas, incluidos los cristianos, sufren de depresión todos los días. La depresión puede manifestarse como tristeza, falta de energía, frustración y miseria prolongada. Muy a menudo, los hombres manifiestan depresión a través de la ira y la agresión. Hay muchas fuentes diferentes de depresión y varios tipos.

Depresión reactiva: es, como su nombre lo indica, provocada en reacción a situaciones adversas. En general, la depresión desaparece con el tiempo, a medida que se resuelve o acepta la situación. La depresión situacional no es necesariamente mala. A menudo, es una respuesta razonable y apropiada al dolor de un mundo caído (ver Lamentaciones 3: 1-18).

Depresión clínica: es una condición continua que dura todos los días durante la mayor parte del día y por más de dos semanas. La depresión clínica interfiere con la vida cotidiana en el trabajo, la escuela y el hogar. Los hábitos de sueño también se ven afectados. La depresión clínica puede ser provocada por un trauma, pero no es causada por un medicamento o una condición médica.

Depresión crónica: es menos intensa que la depresión clínica, pero puede durar mucho más tiempo, al menos dos años. Se caracteriza por fatiga, tristeza y malestar general, y puede ser interrumpido por episodios de depresión clínica. La depresión crónica produce que uno no se siente bien, pero por lo general no afecta el estilo de vida ni la capacidad para trabajar.

Antes de la caída del hombre, no había pecado, ni vergüenza, ni miedo, ni depresión. La depresión es el resultado de la caída, y los que la sufren descubren que tiene ramificaciones en todas las partes de la vida humana: externa, personal, mental, física y espiritual.

Externa
La depresión tiene un fuerte componente genético; sin embargo, muchos episodios depresivos son provocados por una situación externa. La muerte de un ser querido es un desencadenante común. El estrés sostenido, el invierno e incluso una vida ocupada también pueden llevar a la depresión (Salmo 143: 3-4).

Personal
Las elecciones personales juegan un papel en la depresión. Se ha dicho que la depresión es pecado, pero es más exacto decir que el pecado conduce a la depresión y la alimenta. La depresión puede ser causada por el abuso del alcohol y las drogas, la ira y el egocentrismo y otras conductas autodestructivas. El pecado siempre tiene consecuencias negativas, y parte de cualquier terapia para la depresión debe incluir un análisis de qué pecados podrían estar exacerbando la situación (Salmo 32: 3-5).

Mental
La depresión es impulsada por sentimientos, percepciones y pensamientos negativos. Las creencias no bíblicas sobre el valor y la capacidad de uno a menudo contribuyen a la depresión. La Biblia nos exhorta a tomar cautivos los pensamientos (2 Corintios 10: 5), a concentrarnos en la verdad de una situación y no a una percepción defectuosa (Juan 8:32), y a confiar en la Palabra de Dios y no en nuestros sentimientos (Salmo 56: 4). Lo que una persona piensa, siente y elige creer, sea verdad o no, puede tener repercusiones físicas. Rehusarse a creer en el poder y el amor de Dios y concentrarse en el quebrantamiento y el dolor harían que alguien se deprima (Salmo 25: 4-5, 16-19).

Espiritual
La depresión tiene un elemento espiritual definido. Puede ser una de las herramientas de Satanás para sacar a los cristianos de la obra del Reino. La depresión puede afectar nuestra visión de Dios y socavar nuestra alegría. Es imposible vivir una vida guiada por el Espíritu sin gozo (Gálatas 5:22; Filipenses 4: 4). Algunas veces, la depresión puede ser causada por la actividad demoníaca directa (1 Samuel 16:14), pero no siempre. Cómo manejamos la depresión es un asunto altamente espiritual. La Biblia dice que debemos echar todas nuestras preocupaciones sobre Dios (1 Pedro 5: 7). Un remedio para un “alma abatida” es depositar su confianza en el Dios que salva. ¿Por qué voy a inquietarme? ¿Por qué me voy a angustiar? En Dios pondré mi esperanza, y todavía lo alabaré. ¡Él es mi Salvador y mi Dios!” (Salmo 42:11).

Físico
La depresión puede afectar a nuestros cuerpos físicos de varias maneras. Una lesión o enfermedad puede desencadenar la depresión y luego dificultar la rehabilitación, causando un círculo vicioso. El insomnio puede hacer lo mismo. La depresión también puede ser causada por un simple desequilibrio hormonal o químico del cerebro que se resuelve fácilmente con medicamentos. El tratamiento puede requerir un ataque en varios frentes: medicación temporal para relajar el cuerpo y aliviar la mente, ajustes a la dieta, confesión de pecado y consejo espiritual.

La depresión es una condición complicada y multifacética. Estar deprimido no es inherentemente pecaminoso, y la depresión no siempre es causada por el pecado, ni tampoco indica falta de fe. Cuando la depresión ataca, la víctima debe hacer que el descubrimiento de la causa y el tratamiento de la depresión sea una prioridad.

A veces, la víctima de la depresión puede simplemente salir adelante, confiando en que Dios traerá consuelo y que la situación cambiará. Otras veces, se requiere terapia y medicación. Dios desea que sus hijos conozcan la alegría. Los ataques de depresión pueden servir para acercarnos más a Él a través de nuestras luchas (Romanos 5: 3-5; 1 Pedro 1: 6-7). “Podrán desfallecer mi cuerpo y mi espíritu, pero Dios fortalece mi corazón; él es mi herencia eterna.” (Salmo 73:26).

compellingtruth.org

Facebook Comments Box

Acerca del autor

La Verdad Ahora

Noticias Cristianas Evangélicas de Chile y el mundo en un solo lugar. con información relevante del mundo evangélico, notas de actualidad e información de edificación. "Ya conocen las noticias, ahora les contaremos la verdad". Suscríbite a nuestras redes sociales.